Buena Luna.

Hacia tiempo que no llegaba hasta nuestras pantallas un remake de alguna película de éxito de la época dorada del cine de terror, pero con "El padrastro", esta buena racha llega a su fin.
SINOPSIS:

Michael Harding (Penn Badgley) regresa a casa de la escuela militar para encontrar a su madre (Seal Ward) felizmente enamorada y viviendo con su nuevo novio, David (Dylan Walsh). A medida que los dos hombres van conociéndose el uno al otro, Michael sospecha más y más del hombre que siempre está allí para ayudar. ¿Es realmente el hombre perfecto para su madre o podría David estar escondiendo un lado oscuro?

Esta película esta basada en la ya considerada obra de culto de 1987 "El padrastro" del director Joseph Ruben ("Solo ante la ley", "Misteriosa obsesión", "El buen hijo"...) y que se encarga de re-adaptar a los tiempos que vivimos el director Nelson McCormick. Parecía que la adaptación tendría gancho por la dilatada experiencia en series de Tv de éxito como "E.R" (Urgéncias) y "Prision Break" que tenia el director, pero nada mas lejos de la realidad.

El guión es calcado a la primera realización ochentera y aunque aquí se cambian nombres, vestuarios y atrezzo, todo continua rezumando un tufillo ochentero, que aunque podría ser agradable como ha pasado en otras ocasiones, aquí despierta nuestros terrores mas ocultos recordando gran cantidad de bodrios que se realizaron en esa época.

Aquí se intenta volver a la gran mina ideológica que fueron los serial killer y que tanto juego han dado en el cine, pero así como en otras adaptaciones y nuevos títulos, se ha llevado con gracia e incluyendo puntos novedosos, (claro ejemplo es la saga "SAW" y rebuscando en los archivos una casi desconocida "Mr Brooks" con un excelente Kevin Costner) aquí se cae en el topicazo, no como legado o tributo, sino como simple ejercicio de vagancia extrema para una recolecta entre espectadores incautos.


Simplemente correcta a nivel visual y con unas actuaciones mas que corrientes, toda la trama, previsible donde las haya, pasa de largo cual agradable tele film de sábado a mediodía. Reiterativa, poco imaginativa, recauchutadamente sobresabida y carente de atractivo, no aporta nada a la primera versión y mucho menos al panorama del cine de terror actual, en lo que ya esta inventado aburre y las novedades se miran con lupa.

Simplemente una película para pasar el rato, aburriéndote y sabiendo en todo momento lo que va a ocurrir en cada plano y para colmo con un final abierto que espero que no de como resultado, como lo hizo en los ochenta, un "Padrastro 2".



Lo mejor: El regusto a la época dorada del cine de terror.

Lo peor: La nula novedad y malgasto de metros de película para un remake innecesario.