29 nov. 2009

Fin. David Monteagudo





Fin

David Monteagudo

Acantilado


Nota importante: os prevengo que, por primera vez, y espero que última, voy a destripar el final de una novela en una reseña literaria. ¡Ojito! los que sigáis leyendo aceptáis así las condiciones de uso y no podréis reclamar en el futuro ninguna restitución moral.


La estructura clásica de toda obra literaria incluye un desenlace, ese lugar donde se centrifuga toda la trama y se cuela por el estrecho sumidero que sirve para rendir cuentas, resolver los enigmas y aliviar las mentes de los lectores. Este último apeadero cumple además el postrero propósito de enjuiciar al autor, es aquí donde se le permite dar la vuelta al ruedo con la pechera bien abierta y la montera en la mano para recibir los laureles del público lector o, en su caso, la pedrada (el símil con la lucha de gladiadores romana quizás sea más feliz, en fin). Muchos otros cometidos pretende el desenlace, pero a la postre se trata de esclarecer los hechos y de cumplir con el viejo requisito de toda historia, sea ésta de carácter artístico, científico, filosófico o religioso, es decir, de satisfacer la humana curiosidad. Esto explica también la escasa aceptación entre los lectores de aquella moda, iniciada por las tendencias literarias renovadoras de los siglos XIX y XX, consistente en exponer un fresco social aparcando la clásica estructura narrativa, el conocido espejo de Stendhal -¡si incluso a los documentales les pedimos narratividad!-. Cuando, además, se trata de géneros muy ensayados y completamente interiorizados en la genética del lector, como es el caso de la literatura de aventuras, es casi inconcebible violentar las férreas estructuras preconcebidas. Entonces, resulta de una valentía kamikaze no siempre artísticamente encomiable, atreverse con semejantes inventivas (sospecho que en general, el lector medio no es muy propicio a la cocina de autor, menos aún el de aventuras –y para los escépticos, me remito a las estadísticas de ventas-).

Así que para confirmar la regla voy a hacer lo que nunca antes me atreví y siempre me prohibí, explicar el final de una novela. En mi descargo quiero aclarar que haciendo esto cumplo a pies juntillas con el único precepto que me impuse al tomar posesión del cargo: siéndome imposible asumir una crítica en profundidad de una obra literaria (ni estando remotamente preparado), comentaré aquello que más ha contribuido a la impresión que me cause el texto.

Con Fin, David Monteagudo pretende desentrañar las reacciones de un grupo de personas normales, ciudadanos de a pie, según se van derrumbando al ser enfrentados a una situación límite –o esto es lo que él dice-. Para ello, los reúne en la misma vieja casa de campo donde de jóvenes formularon la promesa de reencontrase veinte años más tarde. Bien pronto se ve que lo que prometía ser una reunión de lo más decepcionante, como sería de esperar de un grupo de antiguos amigos que ya ni comparten recuerdos trasnochados, revierte en una desesperada huída adelante a medida que los compañeros van desapareciendo uno a uno en alucinantes circunstancias. Desde el principio Monteagudo suscita dos enigmas alrededor de los cuales va a construir su delirante trama y que nunca terminará por desvelar. Si bien, tras finalizar el volumen comprendes que dichos enigmas son la zanahoria con la que tira del lector y que su pretensión real es otra -impresión que he confirmado al leerle en entrevistas- la sensación de estafa es irremediable. Y esto, a mi entender, sucede porque Monteagudo abusa de la técnica de tentar con el anzuelo hasta el punto de que devoras las páginas, acelerando más y más, para saber de una vez qué demonios está pasando y sentirte aliviado mordiendo la zanahoria. Y, además, porque su objetivo real, el de explorar la condición humana en el miedo, se queda sin desarrollar en profundidad, ni resiste tampoco la menor comparación con las durísimas autobiografías escritas tras los episodios totalitaristas del siglo XX. A pesar de lo cual, no voy a negar tampoco las evidentes cualidades de una novela que te mantiene en vilo y te entretiene como pocas, ni la habilidad de David Monteagudo con la narrativa comercial, que está al mismo nivel que el de cualquier otro autor de bestseller.

Me atrevo a esbozar algunos de los motivos que explican por qué los caprichosos vientos comerciales de las ventas le están siendo favorables a Fin. Por un lado está el aspecto distinguido que atesora toda rara avis y que lo promociona ante los lectores que se venden como “descubridores de piedras preciosas”; por otro la eficacísima estrategia de marketing de Acantilado y el prestigioso acompañamiento de su nombre; también ha funcionado el boca-oreja para un texto con notables virtudes narrativas, así como el aspecto referencial: se le ha comparado con La piel fría de Sánchez Piñol, el Mecanoscrit del segon origen de Pedrolo o a La carretera de Cormac McCarthy; y, quizás, también ayuda la imagen de “hombre hecho a sí mismo” o de “Juan Nadie” del propio David Monteagudo. A pesar de ello, me temo que Fin juega en una división más humilde que la de las obras antes mencionadas y que difícilmente resistirá el fino tamiz de los años; mientras éstas tienen claro a dónde van, y allí se encaminan y culminan siguiendo un plan trazado de antemano, la novela de Monteagudo naufraga en los objetivos aun convenciendo en varios aspectos formales: si uno escoge sacrificar el desenlace en un género en el que eso es causa de excomunión, más le vale proveerse de unos argumentos estéticos o de contenido irrebatibles. Fin es una obra precipitada en la que no se ha invertido todo el trabajo previo de maduración que debiera garantizarle arribar a buen puerto.

A pesar de todas las pegas expuestas me atrevo a recomendar la lectura de Fin, sobre todo después de haberos estropeado el desenlace, así soy yo. Quizás, ahora que ya no estéis preocupados por la resolución de los enigmas que plantea Monteagudo podáis apreciar mejor su habilidad narrativa.


81 comentarios:

  1. Hola Almirante, pues yo agradezco tu sinceridad. Es uno de los libros que quería leer y ahora lo haré con más criterio. Esto de sacrificar finales, no me gusta nada. Soy adicta a los finales que por un motivo u otro hacen disfrutar, y si son espectaculares, mejor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Patricia,
    Soy de la misma opinión: los finales son la guinda del pastel, y doblemente para el caso de la literatura de aventuras -se cuentan con los dedos de la mano los casos felices donde se ha eliminado-. Además, ¡cómo si no darle a cada uno su merecido!

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que lo que en realidad importa es lo que sucede en medio de la histora, aunque tambien el final, claro.

    ResponderEliminar
  4. De los peores libros de ciencia-ficción/fantasía/terror/misterio que he leído... se podría haber hecho con la mitad páginas (sumamente descriptivo) con una lentitud exasperante. Si lo que buscas es un libro con una detallada descripción de sus personajes, de sus relaciones emocionales y interpersonales entonces, Sí, es tu libro. Lo desaconsejo completamente mucho más recomendables “Pell freda” y ”Mecanoscrit del segon origen” como dice el articulista.

    ResponderEliminar
  5. Lo acabo de terminar y me he metido en Internet con la idea de leer alguna crítica no tan entusiasta como las que me hicieron comprar esta obra. Decepción e incredulidad. Eso es lo que siento. La narración es lenta (aunque eso no tiene por qué ser malo. En esta obra sí me lo parece), los personajes jamás llegaron a interesarme, es más, sea agradecen las sucesivas ausencias, y, efectivamente, el anzuelo que vas mordiendo se me antoja ahora no tan exquisito como pretende el escritor. Perpleja me hallo. ¿Apocalipsis? Bueno, vale... pues que llegue.

    Marta

    ResponderEliminar
  6. Comparto el espíritu de vuestras apreciaciones. Tanta carne para tan poco hueso. Un poco frustrante y, al final, tras tantas vueltas, un chasco.

    ResponderEliminar
  7. Hay que jorobarse. Me levanto a las siete de la mañana todos los días. Ayer no fui capaz de dejar la lectura de "Fin" y me dieron las tres y media de la mañana. ¿Para qué? Quiero decir, que me gustó mientras duró, pero se acaba y me dan ganas de ir a por Monteagudo, cogerlo por las solapas y exigirle que me cuente el final (y sobre todo que me diga en qué consistió la bromita al Profeta).
    Alfonso

    ResponderEliminar
  8. Genial vuestras reseñas. Acabo de terminar el libro y me he visto irremediablemente tentado a buscar opiniones sobre este libro. FIN no es más que un artificio, un truco propio de escapista o de mago de segunda, en el que con una apresurada pretenciosidad nos intenta embacuar en una historia que precisamente por no tener fin, no puede ser considerada como tal. Me fastidia que me intenten tomar el pelo, y éste ha sido uno de esos casos en los que pico el anzuelo. Creo que más que una novela, lo quehemos leido es el guión de un telefilme, de una película, en el que el narrador no es más que la voz en off. Sin duda me parece humillante comparar a David Monteagudo con Cormac McCarthy. Que diría el pobre Cormac si leyera este libro...

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me ha encantado. Una historia bien desarrollada, bien contada y con un lenguaje cuidado y nítido. Yo no me siento timado, leí la contraportada y ya supe lo que me esperaba. Es cierto que el revuelo mediático me llevo a comprarlo, pero estoy satisfecho. No me gustan las historias de este género; sin embargo, Fin me ha encantado.

    La vida tampoco la puedo explicar -como el desenlace de Fin- y no por ello me siento decepcionado.

    Hoy en día -por no decir siempre- todo lo que se publica es literatura comercial, ninguna editorial es creada para dar pérdidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Puede ser que la ausencia de final no llene al lector, pero como han dicho por ahí arriba lo importante es lo del medio...el tema de la "Broma" queda más que claro lo que le hicieron a "el profeta"...
    Lo he leido en dos días laborables, lo cual es para mi tiempo libre es todo un record...ayer me dieron las tantas y hoy estaba deseando salir a la hora de comer para acabarlo

    ResponderEliminar
  11. hola.

    seré breve: me he metido en este blog para hacer lo que otros lectores: comprobar si yo he sido el único decepcionado con esta novela-zanahoria. Veo, aliviado, que no.

    Muchas gracias por la reseña, y me uno a los que exigen al autor de "Fin" un final más acorde a las expectativas generadas en su novela.

    Menos mal que me refrené y, en lugar de comprarla, la saqué de la biblioteca. El cabreo de haber acoquinado por ella veintipico euros habría sido mucho mayor.

    ResponderEliminar
  12. Hola,

    Me uno a los decepcionados. Y añado que me ha llegado a poner histérico ese uso continuo de los puntos suspensivos en los diálogos de los personajes. En fin.

    ResponderEliminar
  13. Yo tambien me siento decepcionada, es mas le cambiaria el titulo en vez de "Fin" deberia llamarse "Nada". Porque no pasa "Nada", no explica "Nada", no aporta "Nada"... ( mira como Monteagudo, puntos suspensivos).

    Pues "Nada".

    ResponderEliminar
  14. Hace una semana que lo leí y solo encontré comentarios maravillosos así que pensé, está claro, no soy del montón.Pero ahora me alegro de ver que hay más lectores como yo a los que no se la dan con queso (aunque caí por estar avalada por "Acantilado"),¿desde el principio pensé:¿qué hace esta "pedazo" de editorial sacando esta novela como el hallazgo del año? En fin, le daré un voto de confianza, todo el mundo tropieza (aunque esta vez con buenos resultados económicos!!)

    ResponderEliminar
  15. por dios, es una de las historias malas por previsible y sobada peor escrita que he tenido la desgracia de leer, irritante en grado sumo. y que comparen al autor con mccarthy y piñol es el acabóse, vamos. su éxito es el mayor misterio. tengo más argumentos si a alguien le interesan.

    ResponderEliminar
  16. Excelente libro por: buena estructura,buena escritura, ameno, entretenido, intrigasnte, tensión psicologica, en algunos momentos algo de terror,bien cerrado teniendo en cuenta la trayectoria de la novela,tambien por...TODO.

    ResponderEliminar
  17. No comparto la opinión de la mayoria.
    El libro no es bueno, es buenísimo.
    Yo diria que es una pequeña joya literaria.
    Merecida la excelente critica que ha tenido de reconocidos literatos.

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo. "Fin" abusa del lector y del cebo que le pone delante el autor. Fin no tiene fin. A mí, que disfruté de la novela, me dejó cabreada con ese final y con todos los flecos que deja sin resolver. Sí, me sentí estafada.

    PD: Por cierto "debora" con V, de voraz, de lector voraz. Ya, ya me imagino que es un deliz traicionero, no desconocimiento, pero merece ser corregido.¡Sus órdenes, Almirante!

    ResponderEliminar
  19. Ya he solucionado el desliz del "deboras". Gracias anonima. Si tuviese una ex-novia llamada Debora, empezaría a preocuparme...

    Y gracias también por compartir con nosotros tus comentarios. Es muy positivo ver que un libro pueda traer tanta cola (me parece extraordinario que, para un blog eminentemente de cine, la reseña con más comentarios sea una de literatura).
    ¡Continuad así!

    ResponderEliminar
  20. De nada, Almirante. Como soy una DévoraLibros y me parece muy interesante este foro, que nos puede librar de tirar 15 euracos a la basura (cosa que me ha pasado recientemente), me gustaría saber cómo registrarme, con qué perfil o yo qué sé (soy de papel: yo no, mis gustos). Sólo tengo cuenta correo en yahoo. Por favor, ¿cómo diantres lo hago? Fdo.: Anónima, pero de carne y huesos.

    ResponderEliminar
  21. Contra gustos y colores...
    El libro para empezar, está muy bien escrito, es interesante y engancha desde la primera hoja.El libro trasmite al lector todo lo que narra.

    Fin es un libro muy interesante, donde podemos reflexionar sobre las relaciones personales y de amistad, que centran una gran parte del libro.
    Las antiguas recencillas, rencores y remordimientos que viven un grupo de antiguos amigos, dan paso al miedo y a una gran presión psicologica.
    ¿Alguien puede pedir más a una novela?

    ResponderEliminar
  22. Hola, Noa, soy la anónima de antes. Estoy contigo en que el libro es interesante y engancha. No es que sea una historia de una originalidad extraordinaria, pero está bien escrita y el autor sabe perfilar y colorear a los personajes. El problema es que plantea un montón de preguntas que no llega a responder en ningún momento, y eso a mí, personalmente, me enfada.

    A saber: primera y primordial ¿qué le hicieron a El Profeta para que sea tan rencoroso, más allá de burlarse de él? Si sabes la respuesta, por favor, dímelo. Segunda y no menos importante: ¿por qué van desapareciendo uno a uno (Y siento reventarles la novela a los que no la hayan leído), pero enseguida se darán cuenta de que es así. Tercero: ¿qué pasa en el cielo esa primera noche? Cuarto: ¿dónde se ha metido todo el mundo? Demasiadas preguntas y todas sin responder. La última, ¿qué les ha pasado a todos? Sin contestar, cómo no. Eso sí que es un fraude de final, y no lo que el mismo autor propone en su novela como finales facilones. Hay algo que hace muy bien: mantener la tensión y el enganche en el lector. Si, pero que nadie espere desenlace ni catarsis, porque se la va a comer. Y no tiene ningún derecho el autor a que sea el lector que el ponga la mitad de la novela y se explique todo lo que él no explica.

    Para hacer un retrato psicológico de unos personajes y dejarlos en el aire, sin resolución ni explicación de los acontecimientos, sin descripción de causas/efectos, hay que ser un maestro (un Becket en "Esperando a Godot"), y evidentemente, Monteagudo no lo es, por el momento. Creo que ahí es donde falla. No se puede dejar al lector con un montón de preguntas sin respuesta. Los finales abiertos son para maestros de la literatura, y no es su caso. A no ser que piense responder a todos los flecos que ha ido dejando en una segunda parte, que no parece. Por eso, disfruté, como tú de la novela, y me cabreé al final precisamente porque, como muy bien dice Almirante, no se puede llevar al lector detrás de la zanahora como si fuera un borriquito y no dársela. Para ese viaje, no necesito alforjas. Además, ya te vas preparando porque ves que se te acaba el libro, se te acaban las páginas, y no le va dar tiempo a explicarte lo que está pasando. Y tanto que no, ni falta que le hace; es que no piensa explicar nada y asunto arreglado. Salud.

    ResponderEliminar
  23. Para anónimo DevoraLibros.

    Las opciones para registrarte están en el menú desplegable al lado de "comentar como". Si no dispones de ninguna cuenta de Live jounar; Google; Type Aid; Woord press; AIM o Open Id, siempre puedes escoger la opción de Nombre/URL para que te reconozcamos siempre que participes.

    Un saludo y gracias a todos por participar tan activamente.

    ResponderEliminar
  24. Querida Anónima DévoraLibros y, de rebote, también para los demás,
    Veo que te apasiona el comentario literario, así que te emplazo a colaborar con nosotros cuando te venga en gana. Si te animas a reseñar algún texto que al que hayas echado el colmillo últimamente, háznoslo saber -a través del contacto de e-mail del blog- y estaremos encantados de publicarla. No es necesaria una colaboración continuada, no te ligas a nada. Pero, como podrás comprobar, la sección de crítica literaria anda canina de colaboración, así que ánimo.

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, Dr. Karloff. Era más fácil de lo que mi cerebro de lagarto se pensaba. (He dicho lagarto, no lagarta). Y gracias Almirante, eres muy amable y por supuesto recojo el guante, pero puntualizando: me he pasado pero mucho llamándome Devoralibros. No es para tanto, por lo que me apresuro a correr un estúpido velo sobre el nombrecito, "Débora", y corro a elegir un nombre ilustre y sonoro, que para eso es gratis.

    Anyway, alguna cosilla, dentro de los límites de los temas del blog, puedo proponer. En particular en el género de Ciencia Ficción que es, o ha sido, mi favorito. Y agradezco cualquier sugerencia de lectura, claro. Salud.

    ResponderEliminar
  26. Querida Rosa Luxemburgo,
    Seas o no una DevoraLibros, tu ofrecimiento nos sienta fantásticamente bien, todos sois bienvenidos.
    Te encomiendo a que nos envíes un e-mail al correo de Criaturas (arriba en la página principal) y entramos en contacto para los detalles. Saludos.

    ResponderEliminar
  27. ¿Es que nadie ha oído hablar de los finales abiertos?.Lo que sucede es tan espectacular que el autor no nos lo puede explicar: decide que cada cual lo imaginemos. La novela me ha robado horas de sueño y eso es mucho. Soy profesora de literatura y la he recomendado a mis alumnos. Sólo les conté el principio y se entusiasmaron. Para mí, uno de los descubrimientos del año. Quizás no esté a la altura de La pell freda, pero me parece fantástica

    ResponderEliminar
  28. Perdona la ignorancia, pero ¿qué es eso de la pell freda? ¿una novela en catalán?

    A mí el final abierto me parece que, bueno, vale, yo pongo lo que falta, pero ¿no te parece que deja demasiadas preguntadas en el aire durante todo el desarrollo? ¿Han tirado la bomba de neutrones o una bomba de vitriolo, para que desaparezcan de a poquito todos, uno por uno? Ahora, tengo que confesar, que los finales abiertos nunca me han gustado. Prefiero saber desde el principio que Godot no se va a presentar. Hay un punto catártico en las novelas que tiene que aparecer en el momento que sea y sobre todo cuando le inyectas al lector tantos chutes de ansiedad. Pero, bueno, para gustos...

    ResponderEliminar
  29. Hacía tiempo que no devoraba un libro como este pero, ¿para que? Para encontrarte con un final absurdo propio de escritor novato que al final no sabe como salir de todo el lio y misterio que ha ido creando. No negaré que es un libro goloso, que te engancha y si bien contiene algunos errores de narrativa, hay pasajes bien orquestados (los galgos en la gasolinera, las vacas mugiendo desconsoladamente...) pero, una vez mas, para que???? Para llegar a un final que cabrea y que te hace pensar que has leido el guión de un capítulo mas de "La Dimensión Desconocida".....Finales abiertos? Para maestros, no para principiantes. Aun así, lo recomiendo. Saludos para todos

    ResponderEliminar
  30. Yo, como ilusa que soy, cogi el libro con muchas ganas y me parecio interesante al principio. Las discusiones entre personajes al final me parecian bastante cargantes y pase de leerlas y ya deseaba que el personaje desapareciera, porque parece ser que el que se cabreaba se largaba. En fin, a dos hojas del final ya me di cuenta de que eso no iba por buen camino, y cuando termine el libro me pase una hora 'rebuscando' a ver si habia un suplemento o una P.D. para explicar un poco de que iba todo eso. La verdad es que o yo me he perdido algo o el escritor es un genio y su obra tiene un mensaje subliminal que no llego a pillar. En fin, esto parece odisea en el espacio 2001. Bueno, una version descafeinada. La verdad es que no lo recomiendo para nada.

    ResponderEliminar
  31. Para lectura buena, divertida, y una lección de cómo se escribe y cómo no se escribe, una novela corta redondita: "Dar de comer al sediento", aparecida en los Premios UPC de Ciencia Ficción de 1996. De Eduardo Gallego y Guillem Sánchez. Lo saqué de la biblioteca municipal, donde tenían algunos de los tomos que publica anualmente la Politécnica de Catalunya. Si tenéis la posibilidad, leedlo. Son novelas cortas y pasan desapercibidas, porque encima, para más inri y estupidez, se considera la Ciencia Ficción como "género menor". Y de menor no tiene nada, la verdad. Si alguien quiere más información, teclead en wikipedia porque aparece este relato, aunque con una crítica negativa. Yo no le encontré nada negativo, me recordó al mejor Eduardo Mendoza en El laberinto de las aceitunas, El misterio de la cripta embrujada y Sin noticias de Gur. Otros que no hay que perderse.

    En fin, que aquí dejo mi recomendación. Saludos a todos.

    Fdo.: Daisy... daisy

    ResponderEliminar
  32. amigos, este libro es sencillamente un TIMO. Ni se explora bien a los personjes ni la trama tiene consistencia ni mantiene el tono. Demasiado marketing para tan poca 'chicha'. No se la recomiendo a nadie.

    ResponderEliminar
  33. Fer, no es un timo. Simplemente no es de tu gusto.

    ResponderEliminar
  34. Lo empecé ayer por recomendación de un amigo sin tener ni remota idea del contenido. De hecho pensaba que no era más un relato costumbrista de reencuentro y decepción en la mediana edad. Lo he devorado y lo he pasado muy bien, pero si que he tenido cierta sensación de estafa con el final.

    ¿No os recuerda un poco al guión de El Arte de Morir, la peli de Armero? No me podía quitar esa sensación durante muchas páginas. La resolución de la película me frustró menos que el final del libro.

    Yoyo

    ResponderEliminar
  35. Acabo de terminarlo y la verdad es que me ha encantado. Me gusta como el autor ha logrado que no quieras dejar de leerlo. Al menos parece que muchos lectores lo han comentado. La tensión está asegurada e incluso he pasado miedo en algún momento. Como libro de ciencia ficción/suspense me ha parecido muy bueno y excelentemente contado. Pero, me gustaría decir también que me quedé un poco chafada con el final. La verdad es que creo que debía haberlo cerrado mejor porque me desconcertó bastante después de tanta tensión. Las desapariciones de los amigos me parecieron fabulosas pero creo que se podrían haber explicado al final, al igual que el mosqueo del Profeta. Ya que los ha sacado.... De todas formas, felicito al autor por lograr que atraiga al lector como lo ha hecho.

    ResponderEliminar
  36. Hace dos días acabe de leer un libro que me ha gustado solo el final, pero hasta llegar a él ha sido muy pesado.
    Fin me gusto muchísimo, el final no hace merito al contenido del libro, pero lo que he disfrutado con la lectura hasta llegar al final no me lo quita nadie.
    También quiero decir que los finales de las novelas de Dan Brown (El código da vinci, Ángeles y demonios y el símbolo perdido) también son muy cuestionables y han tenido mucho éxito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Lo de Dan Brown sí que no tiene nombre, menudo timazo, y de los gordos. Vaya que me quedo con "Fin", aunque no tenga fin y esté lleno de flecos, pero, efectivamente, al menos sabe crear una tensión narrativa. Si el próximo libro lo termina y lo redondea, Monteagudo puede merecer la pena; sabe narrar. Tan sólo se trata de no plantear pregunas que no piensas responder nunca. O, al menos, no tantas; responde a alguna, David, hombre, no seas así.

    Fdo.: Daisy... Daisy...

    ResponderEliminar
  38. Daisy estoy totalmente de acuerdo contigo.

    ¿Te has parado a pensar que a lo mejor David Monteagudo ha dejado algunos flecos en su novela para que cada cual analice la situación y desarrolle sus propias conclusiones?

    ResponderEliminar
  39. Lo más reprochable es su claro y flagrante sentido manipulador. Su único objetivo es tener al lector entretenido, ya que su intención es llevarnos por hipótesis que termina cerrando definitivamente en el último momento, sin dejarte salida; si quieres una explicación tendrás que inventarla completamente, no por lo que te haya adelantado la narración.
    Además, su sentido del humor y las constantes referencias coloquiales me parecen pésimas, a veces parece que el escritor es un chaval de secundaria: un cosa es la realidad y otra la literatura...

    ResponderEliminar
  40. Muy interesante tu opinión sobre este libro, que genera un debate idem donde por lo que leo hay opiniones para todos los gustos...
    Acabo de leerlo, y me ha parecido una lectura interesante, sin estridencias, más alla del tono metafísico de la historia, el autor consigue cerrarlo con un estupendo final, acorde con el título de la obra... en el lado de los "defectos" creo que no ha explotado con demasiado acierto los abundantes diálogos (esas viejas rencillas entre elementos del grupo...), a la vez que nos mete con calzador la desaparición del 10º invitado, siempre presente en su ausencia que flota: El Profeta...

    Saludos.-

    ResponderEliminar
  41. Sí que hay opiniones para todos los gustos. Yo me lo leí en un par de días (eso ya dice mucho) y sólo me decepcionó ligeramente - e imagino que la culpa fue de las enormes expectativas que me crearon las magníficas críticas que había leído. Realmente no fue la ausencia de desenlace lo que menos me gustó - cualquier posible explicación seguramente habría caído en tópicos que habrían arruinado la novela. De hecho, la imagen final me parece bastante elegante y significativa: Eva va desapareciendo progresivamente tras un cambio de rasante: desaparece, al fin y al cabo, como todos los demás. Fin. Una explicación racional de lo que sucede sería imposible y una explicación fantástica o metafísica sería ridícula.
    Lo que más me gustó fueron los pasajes en los que los animales cobran protagonismo: los episodios de las cabras huyendo por el desfiladero, las vacas y su mugir ensordecedor junto al silo o los galgos en la gasolinera son bellos e inquietantes a la vez.
    La estructura de la narración es sólida y el crescendo efectivo.
    Para mi gusto, la novela flaquea al definir a los personajes y explicar las tensiones que existen entre ellos. Resulta difícil empatizar con ellos - excepto, quizás, con María/Eva - y como ya ha comentado alguien más arriba, en muchas ocasiones las desapariciones resultan ser un alivio para el lector. Los diálogos, salvo excepciones, me parecen flojos, sobre todo en la primera mitad del texto y el misterio en torno al Profeta resulta un poco pueril desde el principio.
    No obstante, la novela, si no una obra maestra, sí que me parece totalmente recomendable, con todos sus "cliffhangers", o zanahorias, que veo más como un recurso narrativo que como un timo.

    ResponderEliminar
  42. Jo, una cosa es un final abierto y otra cosa es que no te expliquen absolutamente NADA de lo que estaba pasando.

    El resto del comentario contiene muchos SPOILERS (Aunque ya se han apuntado muchos)
    ...Ni el por qué de las desapariciones, ni por qué estaba todo desierto, lo de las luces en el cielo, ni la famosa broma que le gastaron al Profeta (se sugiere que tal vez le pagaron una prostituta y le obligaron a acostarse con ella y eso le desencadenó una crisis de ansiedad, o no entendí bien ???), ni nada de nada.

    A ver, si explican esas cosas y luego se ve a María / Eva bajando a ver la ciudad, es un final abierto pero en condiciones, porque no se sabe si hay gente en la ciudad, si ella se salva o no... pero al menos tienes una base sobre la que suponer, construir una teoría. Que luego te gusten o no esas explicaciones es otra historia, pero por lo menos demuestra que el autor se ha roto (más o menos) la cabeza intentando explicarlo.

    Pero si no explica absolutamente ninguno de los interrogantes que plantean, y que constituyen el misterio, vamos, el punto fuerte de la novela, te da la sensación de que te han robado un capítulo de la novela, de que al autor no se le ocurría nada lo bastante bueno u original y por eso lo ha dejado "abierto". Te queda un pésimo sabor de boca. Y es una pena, porque el libro engancha. Pero no lo recomendaría a nadie para que se quede como yo (de hecho, se lo iba a prestar un amigo y al final le he dicho que ni se moleste, que no merece la pena).

    Sí, es un libro bien desarrollado pero muy tramposo, y eso que soy bastante tolerante. Como el Monteagudo haga un par de bromitas más de este tipo, que se busque otro oficio porque no le va a comprar sus libros ni el Tato.

    ResponderEliminar
  43. Pues lamento los veintipico euros que se gastó mi novio por Sant Jordi.
    Desde la página 174 (hasta la que leí con más o menos interés, pese al ambiente de "Sé lo que hicistéis el último verano"), ya sabía que sólo quedaba la desparición progresiva de los personajes. Aún me quedaban 200 hojas de tortura china.
    Y en el penúltimo capítulo, el remate, ya me veía que no iban a explicar nada de nada. Final abierto, totalmente a favor, final tramposo de "no explico nada porque me creo requetelisto", pues no. Eso que se lo deje al que pueda, que claramente no es él. Eso con una coherencia en el texto y la narración que lo justifique.
    Esperaba que por lo menos desarrollara a los personajes, pero ni eso, eso sí, mucha descripción del paisaje, que seguro que tiene un valor metafórico que no me pienso molestar en buscar porque no se lo merece, que ya he perdido demasiado tiempo con él. Desrecomendado totalmente.

    ResponderEliminar
  44. Me alegra ver más opiniones y variadas. Compré fin el día del libro porque el argumento me sugirió algo interesante, aunque algo típico. Lo he leído con interés hasta que veía que quedaban muy pocas páginas para una resolución de todos los temas que se habían dejado abiertos. Es decir, una cosa es que el final quede abierto para interpretación del lector, y otra cosa es que no dé respuesta a una sola de las cuestiones que plantea, el porqué de las desapariciones, qué famosa broma le hicieron al Profeta, qué ocurre con los desaparecidos...No sé, la verdad es que aunque de forma no muy positiva, hacía tiempo que un libro no me dejaba indiferente. Por ello me he visto obligada a surfear por Internet en busca de otras opiniones...En conclusión no lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  45. Creo que lo peor no es sólo que quedan preguntas abiertas y que parece que el autor deja el final abierto porque ni él sabe como cerrarlo, sino que además los personajes están mal construidos y los diálogos en su mayoría flojean. ¿Hay algún personaje creíble? Los protagonistas hablan y se comportan como adolescentes, y no se profundiza en sus reacciones.

    No lo recomiendo para nada.

    ResponderEliminar
  46. Yo como muchos he entrado en internet nada más acabar el libro, por la sencilla razón de que me encuentro estafada. No digo que la trama no sea buena, el libro engancha desde el principio, pero deseando acabar para saber la verdad de todo (incluso la broma al profeta)y resulta que como gran final te dejan fliplando con un final penoso. Para mí es una broma pesada del autor, hay un capítulo donde dice que algunas pelis cuando no saben quñe final poner dicen que era un sueño, pues sinceramente Monteagudo, mejor hubiese sido ese final.
    En la próxima novela plantéate que final debes poner, para no timar al personal, o te quedarás sin lectores.

    ResponderEliminar
  47. Qué finalidad tiene todo libro? : Entretener. Lo consigue ``Fin´´? Vaya si lo consigue!!
    Super recomendable. Os escandalizan ahora los finales abiertos? es el primer libro que leeis con ese tipo de final? joder,donde hemos ido a parar?!!

    ResponderEliminar
  48. hola a todos!!!, dejando al margen si el final es decepcionante o no, me intrigan algunas cosas de la novela, muchas para ser sincera, sé q no tenemos las respuestas pero me gustaría saber q opinais de q algunos de los personajes antes de desaparecer parecieran predecir su fin como nieves o cova, o q al final del relato, da la sensación de q eva es observada por seres en plural.... el narrador pasa a hablar en primera persona del plural...

    ResponderEliminar
  49. Pues a mí desde luego me ha encantado. Y yo creo que, si hay tanta gente a la que no le gusta (aunque va ya por la novena edición), es porque se han empeñado en venderla como una novela de terror, cuando yo creo que el terror en esta obra es algo secundario, un mero pretexto para crear una historia donde lo fundamental es la fuerte carga social que tiene su temática. Casi me atrevería a decir que es una obra de generación, de las pocas que se han escrito en castellano sobre la llamada quinta "de los mileuristas", que quedan fabulosamente retratados en este libro, donde aparecen (aparecemos) como seres egocéntricos, llenos de orgullo mal entendido y de rencores por cosas que pasaron incluso hace 25 años, gente con pocos amigos de verdad (si no ninguno), gente que sabemos apreciar las pocas cosas interesantes de esta vida (cuando los gilipollas no saben valorar aquel cielo estrellado y se estresan porque no hay luz es para reventarles el cráneo). Esta novela debería interpretarse así, y dejar de compararla con Cormac McCarthy. Esto de "Fin" se asocia con más facilidad a esos diálogos tan finamente trazados de "El Jarama" de Sánchez Ferlosio, o a la mezcla de realidad y irrealidad tan habitual en Haruki Murakami, con un final incierto que también es muy "murakamiano".

    Para mí esta novela ha sido todo un disfrute, y su autor todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
  50. Pues a mí desde luego me ha encantado. Y yo creo que, si hay tanta gente a la que no le gusta (aunque va ya por la novena edición), es porque se han empeñado en venderla como una novela de terror, cuando yo creo que el terror en esta obra es algo secundario, un mero pretexto para crear una historia donde lo fundamental es la fuerte carga social que tiene su temática. Casi me atrevería a decir que es una obra de generación, de las pocas que se han escrito en castellano sobre la llamada quinta "de los mileuristas", que quedan fabulosamente retratados en este libro, donde aparecen (aparecemos) como seres egocéntricos, llenos de orgullo mal entendido y de rencores por cosas que pasaron incluso hace 25 años, gente con pocos amigos de verdad (si no ninguno), gente que no sabemos apreciar las pocas cosas interesantes de esta vida (cuando los gilipollas no saben valorar aquel cielo estrellado y se estresan porque no hay luz es para reventarles el cráneo). Esta novela debería interpretarse así, y dejar de compararla con Cormac McCarthy. Esto de "Fin" se asocia con más facilidad a esos diálogos tan finamente trazados de "El Jarama" de Sánchez Ferlosio, o a la mezcla de realidad y irrealidad tan habitual en Haruki Murakami, con un final incierto que también es muy "murakamiano".

    Para mí esta novela ha sido todo un disfrute, y su autor todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
  51. (HAY SPOILERS) ¿De verdad lo que menos os gusta de esta novela es el final? ¡Pero si es uno de esos fabulosos finales que lo deja todo en vilo, que brinda al lector la magia de tener que imaginar lo que le va a pasar a Eva cuando se sumerja en el asfalto de la ciudad! Yo prefiero eso a que el autor omnisciente me cuente todo con pelos y señales y me prive de mi derecho como lector a volar con la imaginación. ¡Genial trabajo!

    ResponderEliminar
  52. FANTÁSTICO!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  53. Parece abierto a una 2ª parte, visión comercial, supongo. El libro tiene ratos, unos te mantienen en tensión y saboreas los personajes; otros en cambio, excesivamente descriptivos, se hace un poco "insufrible". La verdad, si no fuera por el NO FINAL, hasta se podría recomendar su lectura, pero así...

    ResponderEliminar
  54. Es una estafa. Está bien escrito y se sigue con interés hasta que llega el momento en que el lector siente cómo Monteagudo le ha tomado el pelo. Sabe crear la atmósfera debida para atrapar al lector inocente y voraz pero se llega a la conclusión de que ni Monteagudo sabe qué pasa en su novela y así lo prueba, no tanto su final como la falta del mismo. Monteagudo no nos resuelve NADA. Tiraré el libro al contenedor de papel. El señor Vallcorba, dueño de Els quaderns crema y Acantilado debe de haber perdido el olfato literario. Alerta pues con lo que un editor tan prestigioso intente colocarnos como un hallazgo imprescindible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  55. Prefiero un final abierto porque en este género literario los finales suelen decepcionar, ya que las espectativas creadas por la libre imaginación del lector casi siempre llegan más lejos o por caminos de otros páramos. Aunque admito que para lectores de vuelos limitados, un final redondeado les ayude a digerir el desenlace de la novela. De todas formas me parece de un mal gusto injustificable la delatacion de un final en la crítica de una obra.

    ResponderEliminar
  56. A mis 42 añitos es la primera vez que compro un libro, lo empiezo después de comer y lo termino siete horas después sin levantarme del sillón. ¿El final? ¿A quién le importa?. Estamos tan acostumbrados a la comida rápida, perfectamente envasada y aséptica, que ya no disfrutamos de un buen potaje casero. Me imagino que habrá mucha gente a la que tampoco le guste el final de La Carretera. Pues eso, que me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  57. HOla, Almirante... Si es usted el Almirante que yo conocí, un saludo. Soy Goslum. Bien. Opinaré. Una novela bien escrita, sin duda, pero con unos diálogos muy flojos. Una trama interesante. Un desarrollo lento y pesado y un final... "La pell freda" Y "La carretera" me encantaron. Aprovecho para recomendar "Psicoquílez, el asesino de la magdalena" ... no porque sea buena, sino porque la he escrito yo.

    ResponderEliminar
  58. ¿El final a quién le importa? A mí, a mí me importa. Si uno hace una novela de "suspense" (sea del tipo que sea) tiene que dotarla de un final, sino para que mete al lector en ese suspense. Señores, las novelas sin finales o finales abiertos son de otro tipo, esta novela te crea una intriga (de manera genial) que luego no resuelve. Por tanto, una pena.
    ¿Razones? Mi teoria es simple y llanamente que el autor no sabe como acabar todo ese fregado en el que se mete, y eso es precisamente lo que diferencia a un autor del montón de uno grande.
    Muy sencilo.

    ResponderEliminar
  59. En resumen, que cuando llevaba tres cuartas partes del libro, ya solo estaba deseando llegar al final, pera ver como resolvía la maraña en la que se había metido. Incluso la historia empieza a flojear y va eliminando a los personajes, sin ningún tipo de misterio. Desaparecen sin más y a los que quedan no parece importarles ya lo más mínimo. Y al lector tampoco, porque no te sientes identificado con ninguno.
    Lo único que esperas es que el autor te asombre con un final totalmente novedoso que te impacte. Pero nada, ahí se queda María, carretera "palante".

    ResponderEliminar
  60. Bastante de acuerdo con las opiniones.
    Soy profesor de "narrativa" de una asignatura sobre novela y reconozco que Monteagudo sabe narrar, como dicen ahí arriba. Sin embargo, me parece que --en contra de reputados literatos y críticos que han opinado sobre el tema-- los diálogos y los perfiles de los personajes no están conseguidos. Empieza bien, traza unas líneas sobre cada personaje... pero después los diálogos no son creíbles, las motivaciones de los personajes quedan demasiado en la sombra. Las descripciones, en cambio, para los amantes de ellas, sí me parecen adecuadas: tiene un efecto de zoom al empezar cada ¿capítulo? que enmarca, refrena, sin ser pesado.
    Para mí lo del Fin de Fin no es lo peor. Cuando la trama se vuelve excesiva y no hay ni remota posibilidad de solución, y uno ya lo comprende (algo así como en LOST) solo hay que esperar a que vayan cayendo. Se agradece el "ahogo" par (dos menos, uffff... pensé). Es una mezcla de Cube con otras pelis de terror de bajo presupuesto. Me hubiera gustado que ahondara más en lo que pasaba por la mente de los personajes (me gustaba que ellos pensaran en la venganza) pero creo que no hay más lectura que la que se ve.
    Y de todas las preguntas, para mí lo más inquietante es que desaparecieran todos menos ellos (¿por qué ellos, si luego desaparecen poco a poco?); aunque también cuando la iba leyendo me parecía que la broma al profeta era tan estúpida que no entendía como todos podían recordarla de manera tan sangrante. Yo ya no recuerdo ni las novatadas de la carrera (y desde luego, no fueron tan generosos como para invitar a prostitutas...)

    Como decían más arriba, después de la página 174 pierde el interés, y es precisamente porque comprendes, aunque sea internamente, que no tendrá fin. (por cierto, el título me parece espantoso).

    Siento la brasa... pero es que mis alumnos no suelen escucharme ;P
    ¡¡Sigan leyendo!!

    ResponderEliminar
  61. Lo he empezado, voy por la página 50.
    Los diálogos, ridículos y mal escritos.
    Los personajes, empezando por la profesional que contrata Ginés, poco creíbles y mal trazados.
    No encuentro nada que me empuje a seguir leyendo.
    Tiene narices que lo comparen con Cormac McCarty y con Ray Bradbury, porque los he leido a los dos, en castellano y en inglés. Y desde luego ellos son extraordinarios desde la primera página. A mi esto, de momento, me parece un latazo.
    Generalmente cuando un libro no me gusta, le doy una oportunidad si no está mal escrito. El problema es que creo que este lo está.
    Y tengo que leérmelo por motivos puramente profesionales.

    Si esto cambia, prometo un post enmendándome.

    ResponderEliminar
  62. Malísimo, malísimo , malísimo

    ResponderEliminar
  63. Me uno a la gente que, tras una rápida lectura esperando un final acorde a las expectativas creadas, se encuentra con un desenlace típico de una autor que no sabe como acabar la novela de forma digna.
    Durante la lectura pensaba regalarlo estas navidades, después del "final" ni de coña...

    ResponderEliminar
  64. ¿"Lost"? ¿He oído (leído) "Lost"? Me acordé mucho de esa serie al leer el libro. Hoy en día parece que si algo entretiene ya es una obra maestra y no hay que pedirle más, debe de estar el nivel muy bajo. Yo creo que la clave está en que no se resuelve satisfactoriamente lo que mueve la novela, los dos misterios: qué le hicieron al Profeta y por qué desparece todo el mundo. El resto está por necesidad, para dar ambiente, y no está muy logrado, y si al final falla lo principal no me vale pensar "da igual porque me lo pasé bien en el medio". Y no me vale porque si me lo pasé bien fue por esos misterios que se dejan en el aire y no con el resto, que me pareció más bien normalito (y a veces molesto, como me pareció el abuso de puntos suspensivos). Este postmodernismo...

    ResponderEliminar
  65. hola
    acabo de terminar de leer el libro y tengo que confesar que cuando lo acabe volvi a leer el ultimo capitulo pensando que me habia saltado alguna pagina sin darme cuenta y por eso no me habia enterado de lo que sucedia al final, pero no ...........
    simplemente no lo cuenta

    ResponderEliminar
  66. ¡Qué curioso! Yo también tengo un blog y he escrito sobre este libro, con menos talento que tú, pero que dice lo mismo. Si te apetece te invito a que lo leas.
    http://elrimbombante.blogspot.com/2010/04/blog-post.html

    ResponderEliminar
  67. Acabo de leer el libro y me parece una tomadura de pelo impresionante,veo que en general pensáis lo mismo. Eso sí, me ha mantenido en vilo desde el principio, aunque deja muchos cabos sueltos y el final demasiado abierto.

    ResponderEliminar
  68. Tramposo. Trilero. Chorizo.

    Y nosotros tiernos incautos transitamos por un relato que, siempre es excesivamente teatral, nos lleva como tiernos borreguitos a ninguna parte.
    Y el tramposo, trilero y chorizo, nos escribe (toma el pelo) unos últimos parrafos "dejando en el aire", una posibilidad... Todo esto plano largo, cambio de rasante, imagen al contraluz: De Eva, claro.

    Novena reimpresión. ¡Que chollo David!

    ResponderEliminar
  69. El tema de los animales sueltos en un entorno en que los seres humanos han desaparecido está plagiado de la película 12 Monos.

    Los personajes no logran empatizar con lector y por tanto te da igual que vayan desapareciendo.

    Se abusa de numerosos elementos sorpresa que nada aportan a la historia o muy poco.

    Los diálogos son malísimos. Parece que se están para llenar páginas.

    El sentido del humor es simplemente pésimo.

    Se nos dice que quienes hubieran muerto justo antes del "apagón" sus cuerpos o cadáveres no desaparecen, sin embargo Amparo muere por la dentellada de un tigre (después del "apagón") y su cuerpo no desaparece.

    Lo del reactor del avión es treméndamente previsible antes de que el autor lo desvele.

    Con la mitad de páginas hubiera bastado para contarnos esta decepcionante historia.

    Le sobran por lo menos la mitad de páginas para contarnos la historia.

    ResponderEliminar
  70. No me ha enganchado nada de nada y he logrado terminarla de leer simplemente por si me perdía algo,(aparte de los 19 eurillos que malgasté)
    No comprendo qué vio la editorial para publicar semejante bazofia, ahora está justificado por sus elevadas ventas pero esto no lo podían saber antes, lo que sí saben es que el filón se acabó con este autor, no se puede engañar dos veces.

    ResponderEliminar
  71. Cuando empecé a leer, ya en las primeras páginas con el diálogo telefónico nefasto e interminable ya me previno de la escasa calidad literaria del autor. Habrá dado un pelotazo económico con esta novela, pero yo de él no abandonaría el empleo en la fábrica de cartonaje.

    ResponderEliminar
  72. En buena hora lo saqué de la biblioteca...así no me gasté un céntimo. Mal escrito, peor resuelto, sin duda alguna, tiene el dudoso honor de ser el peor libro que le leído.

    ResponderEliminar
  73. Aquí se suma otra incauta decepcionada por el marketing de este libro...y yo si que lo pagué! pues nada,David Monteagudo,te tomas unas gambitas a mi salud y a ver si el próximo truño (digo libro) te sale más inspirado...el final decepcionante a más no poder,y toda la "trama" del libro,le resta atractivo unos personajes tan sumamente panolis y poco creibles...en FIN,que propongo hacer una plataforma de damnificados por la lectura del libro!!
    marimarta

    ResponderEliminar
  74. Adjetivos antepuestos a cascoporro, enumeraciones innecesarias (ésta lo es), digresiones farragosas, ampulosidad, personajes estereotipados, diálogos de chichinabo, con frases alambicadas e insulsas. El primer cuento de tu sobrino contiene menos tópicos que este artefacto. La tensión se evapora a las 50 páginas. Si acabas la novela es para ver cómo resuelve el autor el tema del apocalipsis, y para eso te saltas párrafos enteros, más vacíos que el mundo que describen. Un final a lo "Lost" pero mucho peor. Y encima una profesora de LITERATURA se atreve a recomendar este TRUÑO a sus alumnos... dentro de 25 años se vengarán de ella, seguro.

    ResponderEliminar
  75. En fin, aunque mantengo mis opiniones sobre la novela , siento haber llamado 'truño', el autor y el editor debieron ponerle mucha ilusión el uno y mucha voluntad el otro . Bona nit!

    ResponderEliminar
  76. Decepcionado también, esperaba que la historia me condujera a algún sitio, pero cuando desaparecen por arte de magia en la piscina, ahí dije basta.
    No me gustan los libros que no me sorprenden por su brillantez al final.

    ResponderEliminar
  77. Si no has leido este libro no leas este comentario porque destripo cosas.Menudo truño acabo de leer. Menos mal q lo cogi de la biblioteca y no tire el dinero.lo que me atrajo de este libro fue lo que decia la critica y que Amenabar habia comprado los derechos del libro.Para mi el libro no tiene nada bueno,los puntos suspensivos son cargantes,los personajes son a cada cual mas insoportable,las muertes o desapariciones son absurdas(sobre todo las d la piscina),como pueden desaparecer dos personas en una piscina y no ver los cuerpos?y por supuesto es absurdo que se los trague el suelo,tampoco veo normal q despues de las desapariciones no se queden los demas a intentar buscarles y que despues de todo lo que les esta pasando lo unico que les preocupe sea buscar bañadores y una piscina para darse un baño.Y lo mas decepcionante es el final, que quiere dar a entender q Maria era la persona de la que estaba enemorado el Profeta o que?si es asi es absurdo porque ella deberia haberle reconocido al momento de verle y no cuando lee su carta.En fin, que toda la historia se podia haber contado en 100 paginas,y ya que cuenta tanta historia se lo podia haber currado y haber pensado un final espectacular y no la mierda que ha hecho.

    ResponderEliminar
  78. Hace 5 minuts acabé de leer el libro y aqui estoy, buscando otros lectores que piensen que es tant decepcionante como yo.
    Es precisamente porque el libro es tan absorvente que el final decepciona tanto! Eso no es un final abierto, eso NO ES UN FINAL.

    Queria comentar, eso si, que a mi me ha quedado clara la broma al tal Profeta. Le pagaron una puta con la que perdio la virginidad.... Es de hecho lo unico que se explica!
    En fin...no voy a recomendar el libro. Atrapa porque engaña al lector con la esperanza de saber el porque de todo y no porque esten bien explicadas las relaciones o los lugares. No es un mal libro, es un libro decepcionante.

    ResponderEliminar
  79. David Monteagudo quisiera agarrarte por los cojones, como te atreves a escribir eso sin un desenlace??? Cualquiera le pone un final uno mismo


    @amsi_ninguno

    ResponderEliminar
  80. Una sugerencia que no sé si alguien hizo, además, solamente vi la película, así que estoy totalmente fuera de lugar. De todos modos, a mí me hizo pensar enseguida en una rama del evangelismo o pentecostalismo que sostiene la doctrina del "rapto". En el fin del mundo Dios se va llevando a las personas (o a los justos, no me acuerdo) de a uno, es decir, van desapareciendo. Hay películas evangélicas sobre eso en Youtube. El hecho de que aparezca un "profeta" y se llame "´Ángel" le agrega algo de verosimilitud a la interpretación. Ella además se llama Eva. Y quedan los dos solos, como para "empezar de nuevo". Si él se llamara Adán estaría completo :). Claro, habría que preguntarle a Montegaduo.

    ResponderEliminar
  81. En cuanto a la película quiero decir que me impactó por lo bien narrada, tratándose del tema del fin del mundo, que sin embargo se mantiene muy bien en un segundo plano que no termina de aclararse nunca. Es decir, no aparecen naves espaciales ni nada de lo habitual donde explican todo como para niños de cinco años. Claro que como todavía no leí el libro no sé si el mérito es del autor o del director. Sí, ya sé.

    ResponderEliminar