24 oct. 2011

THE THING.


Buena Luna Criaturas.


Este año habíamos cogido con ganas el Festival de Sitges, pero de nuevo el problema de no ser profesional es que si tu trabajo que te da de comer te llama, tienes que dejar tus aficiones. En cuanto lo vi programado como clausura en Sitges, sabia que tenia que verla. "The Thing" una precuela de la película homónima del maestro Carpenter, era un objetivo ineludible y mas habiendo elegida la de Carpenter como film estrella en nuestro humilde "Festival de Cortos Criaturas de la Noche".

SINOPSIS:
En una remota zona de la Antártida, un descubrimiento de gran relevancia científica se convierte en un problema de supervivencia. La paleontóloga Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead) llega a esa inhóspita región para colaborar con un equipo científico noruego que ha encontrado una nave extraterrestre enterrada en el hielo, en cuyo interior hay un ser alienígena congelado pero cuyas células están vivas...

El debutante Matthijs van Heijningen Jr., se mete en un berenjenal de mucho cuidado intentando dar respuestas a uno de los clásicos del cine de terror y ciencia ficción. Hay que entender que las obras de culto como la de Carpenter, lo son en su momento, no únicamente por lo que cuentan y aportan al cine, sino por la manera que lo explican. Aun hoy en día, pese a lo avanzado de los efectos especiales y lo obsoleto de las "cosas" que aparecen en la original, esa sensación de terror y angustia es vigente, pese a haber pasado casi treinta años.


En esta extraña precuela nórdica y fuertemente nórdica debo decir, los tempos están algo acelerados y así como la tensión y el enigma se mantiene bastante tiempo en la primera, en esta precuela o "recuela", las muertes se precipitan en lo que acaba siendo un sin sentido.

Parece que la película podría dar mucho de sí, pero casi desde los primeros quince minutos ya temes que algo va a salir mal... Rudos noruegos reclutando jóvenes científicas americanas, que se van a la otra punta del mundo sin una explicación coherente, para junto a mas rudos noruegos, rescatar restos extraterrestres en secreto sumarísimo. 

Podéis llamarme quisquilloso, pero es poco creíble la dinámica científica del laboratorio ártico, sin un solo registro, libreta o protocolo, las muestras se trastean con trajes baratos de aislamiento (como los que se usan para pintar), pero eso si, mucha tripa y asco que es lo que vende. Además las incongruencias tecnológicas también duelen en los ojos del espectador perspicaz: que dispongan de un taladro inalámbrico en 1982, cuando según Black&Decker esto no sucedió hasta 1988, hacen que todo rechine cual barcaza de madera podrida. Si soy un poco toca narices, pero esos pequeños detalles se notan.

Una de las cosas que yo destacaría, son los efectos especiales. Están muy bien logrados e integrados con una buena estética retro, aunque se abusa un poco de lo explicito de la "cosa" y hace que pierda esa tensión y gracia que tenia no poder mostrar tanto en los 80's por las limitaciones técnicas.

En cuanto al guión, pocas sorpresas la verdad, únicamente destacar la incoherencia del desarrollo donde no sabes si ves la precuela o el remake de la de 1982. Muertes a go go en la estación ártica y muchos cabos sueltos en la media hora final. Un fiasco mal llevado, que mas que en tono de tributo, parece mas bien un remake mal hecho de los que permite el señor Carpenter con la mayoría de sus clásicos.



Lo mejor: El recuerdo de "La Cosa" original.
Lo peor: La re-edición de un clásico mal llevado por la falta de ideas.

2 comentarios:

  1. Hola, queríamos darle la enhorabuena por su blog y además
    ofrecerle nuestro servicio gratuito de intercambio de
    banners con el que conseguirá más visitas para su blog.
    Puede informarse sobre nuestro servicio en:
    www.simban.site50.net

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal? Me gustaría que echaras un vistazo a esta página http://www.lasteles.com/es/peliculas/ESTRENOS/video/Estreno-Fin/16991 encontrarás pelis, documentales, trailers, cortos...
    Gracias de antemano!
    Un saludo

    ResponderEliminar