Buena Luna!

Reconozco que soy un sentimental y cada vez que aparece en pantalla un título como el del que voy a hablar, caigo irremediablemente en la melancolía de la infancia, donde las películas eran lo que eran y decepcionaban lo justo. Pues aferrándome a ese recuerdo infantil cuando compartía con mi madre el visionado de "La profecía", "Damien","El Exorcista" y otras películas ochenteras, he visto "Hellion, el Ángel caido" en su traducción al castellano y que en inglés se llamaba "Wisper" (título mucho mas acertado de todas, todas).

Esta película ha sido dirigida por Stewart Hendler, director de la película "One" y con "The Closet"como proyecto para este año, nos ha intentado recordar el terror que puede llegar a dar un ser tan virginal como un niño pequeño. Remixando sin mucho éxito títulos tan exitosos como "La profecia", "El buen Hijo", "El Exorcista" y demás películas de pequeños demonios, nos muestra en pantalla a un Josh Holloway que no sabe despegarse de su registro y estética de "Lost".

SINOPSIS:
Max Harper es un criminal que decide secuestrar al hijo de una de las mujeres más ricas del estado. Su novia y un grupo de amigos le ayudan en el rapto y se refugian en un caserón abandonado mientras tratan de cobrar el rescate. Sin embargo, no tardarán en descubrir que el niño que han secuestrado no es del todo normal...

Siempre que me acerco a una de esas películas que me recuerdan inconscientemente esos mitos que tengo asimilados de mi infancia, suelo sufrir grandes decepciones y este no es un caso a parte. Con un niño malísimo (Blake Woodruff) replicando sin parangón, incluso en su estetica, al genial Damien, y como he dicho antes, un ladrón atormentado (Josh Holloway)que se ve arrastrado a cometer un acto despreciable que le cobrará su precio, la pelicula se desarrolla con un guión predecible en exceso. Unos captores ineptos y un niño sobrado que finalmente no es tan listo como parece, nos deleitan con un final tontorrón y desalentador donde todo lo que tenia que pasar pasa. Una buena ración de sustos con la cara y susurros del niño apareciendo de repente y... poco mas la verdad.

Si no la habéis visto, por el precio de una entrada os recomiendo que reviséis la trilogia de Richard Donner "La profecía" .
Mi nota: 3,5. Los clásicos son los clásicos, no solo porque hace tiempo que se hicieron.