3 may. 2009

X-Men Orígenes: Lobezno

Buena Luna Criaturas.

Después de varios meses de espera, de muchos botes gordos de proteínas ingeridas y de muchísimas horas de gimnasio, Hugh Jackman, se pone de nuevo gomina y afila sus garras para mostrarnos la precuela de la famosa saga de X-men. Esta semana se ha estrenado en España "X-Men Orígenes: Lobezno" y hemos podido comprobar que nos deparaba la historia del mutante mas carismático del grupo X.

SINOPSIS: Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Lobezno se convirtió en mutante. Logan (Hugh Jackman), convertido en un mutante que se hace llamar Lobezno, y que es capaz de sacar unas afiladas garras y de una fuerza y agilidad sobrehumana, ultima su venganza contra Victor Creed (Liev Schreiber), culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas.

Dirigida por el surafricano Gavin Hood, oscarizado en 2005 por la famosa "Tsotsi", se suponía que iba a mostrarnos la creación del mito del mutante Wolverine. El inicio de la película es prometedor, ya que nos muestra a un Lobezno niño, frágil y enfermizo, que descubre sus garras en un trifulca familiar. Le sigue una rápida evolución de Lobezno y su hermano Victor(también mutante) por todas las conocidas guerras en las que ha participado los EEUU, desde la de secesión, hasta la de Vietnam, donde los dos hermanos usan sus poderes para defender los valores de la Tierra de la Libertad.

He de reconocer que en una secuela me gusta que se entretengan en los detalles y ejemplos como los de la primera entrega de "Spiderman" de Sam Raimi, son mas de mi agrado que el rápido acontecer de ésta.

Después de un desarrollo algo pasteloso, donde Lobezno lleva una vida normal y se enmaraña la trama con venganza fratricidas y administración de Adamantium intraoseo, la película se deshincha rápidamente perdiendo fuelle e interés en un desarrollo poco trabajado y que podría ser perfectamente apto para cualquier guión para un episodio televisivo, aunque no para una pelicual en la gran pantalla. Lastima de la inversión millonaria en efectos especiales y digitales que quieren tapar con acción y espectáculo visual las carencias en la historia.

Otro punto a parte merece la caracterización del protagonista, que tras varios meses entrenándose de forma intensiva, muestra en esta precuela un físico ultrafibrado y una actitud mas afable, que se contradice en parte con el Lobezno posterior, que nos mostraba a un personaje mas cercano al white trash americano, que no a un supermodelo de camisas de cuadros, como sucede en ésta.

Algo mas inetresante es el personaje de Victor que nos muestra el lado salvaje y primitivo de algunos de los mutantes, que si en D&D estuvieran seguramente se alinearina en neutral-caotico. Destacable también es la aparición de algunos de los componentes de los X-men, como Cíclope y el Dr. Xavier.

En definitiva una película de acción más, que guardando las apariencias de las otras dos de los X-men, es la mas floja de los tres y que de todas, todas, ha desperdiciado a un buen director y un buen personaje principal, para darnos algo mejor para acompañar a nuestras palomitas.

VALORACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario