30 sept. 2009

LOS SUSTITUTOS.

Buena Luna.

Antes de que empiece el Festival de Sitges aun hemos tenido tiempo de poder ver otra película de las que se estrenaron la semana pasada. "SURROGATES" (Los Sustitutos), llega a nuestras pantallas para mostrarnos los efectos de la robotización y el abuso de la high-tech en una sociedad no muy lejana a la de nuestros días.

SINOPSIS:
Ambientada en un mundo futurista donde los humanos viven aislados en interacción con robots, un policía (Bruce Willis) se verá forzado a abandonar su hogar por primera vez en años para una investigación. Todo comienza cuando dos agentes del FBI (Willis y Radha Mitchell) son asignados para investigar el misterioso asesinato de un estudiante universitario relacionado con el hombre que participó en la creación del fenómeno high-tech de los sustitutos, que permiten a la gente comprar versiones perfectas de sí mismos -en buena forma, guapos, y controlados por control remoto-. Estas máquinas perfectas acaban asumiendo sus roles vitales, de modo que la gente puede experimentar la vida a través de otro cómodamente sentados en el sofá de su casa. El asesinato pone de manifiesto una cuestión: en un mundo de máscaras ¿quién es real y en quién se puede confiar?

El director Jonathan Mostow, se encarga de dirigir este trhiller high-tech basado en la novela gráfica de mismo nombre de Robert Venditti y dibujada por el peculiar ilustrador Brett Weldele, donde un Bruce Willis rejuvenecido hace las veces de inspector en un mundo despersonalizado, donde los humanos viven a través de sus avatares perfectos unas vidas perfectas. El director ya es un veterano en lo que al thriller y cine de acción se refiere, con títulos a sus espaldas como "U-571", "Breakdown" y la tercera parte de "Terminator", sabe lo que es mantener la tensión y desarrollar una buena trama guionada de principio a fin. Este hecho se nota en la película, donde además un gran presupuesto da una verosimilitud muy conseguida a la ambientación.

Con estéticas, tecnologías y vestuarios no demasiado apartados de los que podemos encontrar hoy en día en cualquiera de nuestras grandes ciudades, la trama se desarrolla entre una especie de mezcolanza de diferentes películas gratamente recauchutadas. "Yo Robot", "Desafío Total", "Animatrix", "Días extraños" e incluso algún aspecto de la existencia de los humanos de la minimalista "Wall-E", se ven reflejos en esta película, que aunque con momentos impactantes y perturbadores sobre nuestro futuro en manos de la tecnología, no deja de tener dehiscencias argumentales que hacen que pierda intensidad.

Bruce Willis ejerce a la perfección su papel innato, el de antihéroe atormentado que gracias a su tozudería consigue llegar al ajo de todo lo que se propone (tenéis todo un simposium sobre su forma de actuar en la saga "La Jungla de Cristal"). Aquí también cumple perfectamente su cometido dentro del desarrollo del filme , aportándonos esa proximidad tan necesaria en una película de ciencia ficción como esta.
La idea en del guión es buena y aunque ultimamente se prodiga bastante el tema del uso de la tecnología y sus efectos en el desarrollo humano, aquí esta tratado de forma interesante, aunque varias incongruencias como ¿porque no son mega obesos los humanos si lo hacen todo a través de los sustitutos? y ¿porque los humanos antirobots tienen que vivir en una especie de estado anarco-apocalíptico? hacen que se vean los hilos del truco y pierda algo de interés.
En definitiva podemos decir que para lo que nos aporta el cine de producción masiva americano, esta es una de esas buenas hamburguesas de una cadena de fast food, que caen en tus manos y justo es el momento en que han cambiado el aceite y la persona que te la hace ha tenido un buen día, pero eso sí sigue siendo una hamburguesa de fast food.
VALORACIÓN:

Lo mejor: La ultima escena de la caída de los Sustitutos por las calles.
Lo peor: La intuición de que podría haber sido una gran película y se ha quedado en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario