Buena Luna Criaturas.

Es verdad que desde hace un tiempo a esta parte, vamos algo atrasados con los comentarios de películas de estreno, pero lo cierto es que entre el poco interés que demuestran las productoras en hacer pre-estrenos en Barcelona y nuestra falta de tiempo, la oferta cinéfila nos desborda.

Hoy nos toca hablar del estreno australiano de los hermanos Spierig, "Daybreakers", un thriller de ciencia ficción, con el mundo de los vampiros como telón de fondo.

SINOPSIS:

En el año 2019 una plaga ha provocado que los vampiros se hayan hecho dueños del mundo. La base de su alimentación es la sangre de los seres humanos, cuya cacería indiscriminada ha provocado que estén al borde de la extinción. Un grupo de vampiros y humanos luchará para salvar a los pocos supervivientes de la raza humana y por hallar otra forma de alimentarse y sobrevivir.

Lo primero que me sorprendió al ver el estreno de esta película fue la cabeza de cartel con Ethan Hawke, Willem Dafoe. Ambos son reconocidos actores con una dilatada carrera y aunque ninguno esta exento de hacer participado en bodrio-films, lo cierto es que le balance es positivo que negativo.

El tema central, aunque sobre-explotado últimamente debido a la irrupción en pantalla de los amigos jovenzuelos crepusculares, intenta dar claramente un giro a toda la mitología vampírica, mostrándonos una sociedad donde los vampiros son los dominadores y la especie que se oculta, esta vez en la luz, es la raza humana. Bien buscado el tema económico de la explotación de los seres humanos cual reses de cultivo y los problemas de abastecimiento que empiezan a haber en el momento que escasea la materia prima. También me parece muy interesante el uso de la "muletilla" del contagio masivo, igual que sucede con el mundo zombie, para explicar una extensión rápida de la forma vampírica. Por último también me parece original la humanización de los vampiros, que al fina y al cabo son de origen humano, a la hora de hacer frente a una estructuración social compleja, alejándose del estereotipo de románticos embutidos en trajes de noche alcanforados, con capa de forro rojo.

Tras todo lo expuesto con anterioridad parecería que la película puede ser un bombazo, pero tras los primeros minutos de metraje, pronto nos damos cuenta de que todo lo anterior se rápidamente entre escenas de acción y abuso del líquido y rojo elemento del que se alimenta la sociedad de vampiros. Muchos han visto influencia de la mítica "Matrix" de los también hermanos Wachowski en este filme pero, aunque si que se puede recordar "Matrix" en alguna escena, tanto en el desarrollo del hilo argumental, como en las escenas de acción, ésta deja mucho que desear comparada con la historia de las andaduras de Neo y Triniti.

El único que mantiene minimamente la calidad del film es Ethan Hawke con su interpretación mesías atormentado, atrapado en el mundo de los vampiros, en busca de una sangre artificial para evitar la extinción de la raza humana. Por lo demás, situaciones previsibles y acción mal orquestada, hacen desmerecer otra oportunidad mas de aportar algo diferente al panorama cinematográfico, dejándote con una sensación de oportunidad perdida ya que la argumentación e historia de soporte del guión en sí creo que daba para mucho.

Lo que si que me gustaría destacar es el diseño de todo el nuevo mundo a oscuras que tienen que organizar los vampiros infectados, donde si hay que reconocer un buen trabajo del equipo de diseño, igual que estilistas y maquilladores.

Una película que puedes ver para pasar un rato de una noche aburrida, pero que desde luego no marcará hitos en el cine de vampiros, ni actual, ni futuro, ni mucho menos pasado.


Lo mejor: La idea de la estructura social y los guiños a aspectos actuales.

Lo peor: Un desarrollo lento y soso la mayoría de veces