Buena Luna Criaturillas!

Con el poco trabajo que tenemos este mes como para no ir corriendo al cine a ver la ultima obra magna de Alex de la Iglesia, "Los crímenes de Oxford". Del director mas que consagrado Alex de la Iglesia, no se si el Hitchcock ibérico como se le ha tildado después de esta ultima película, pero desde luego ibérico por los cuatro costados, nos llega esta película que nos da aire dentro de un mes deprimente, donde los amantes de un buen asesinato y del cine inteligente nos sentimos ofendidos por cosas como AVPR (casi impronunciable... e intragable de todas todas).

Todo empieza con la llegada a Oxford de un estudiante de doctorado en matemáticas (Elijah Wood) que acude desde Estados Unidos, para buscar a su "maestro fetiche" (Jhon Hurt). Pero nada de andar entre papeles resolviendo ecuaciones... Todo se precipita cuando ambos, de manera casual, encuentran asesinada a la casera donde vive Martin (Elijah Wood). Parece ser que todo forma parte de un plan premeditado de una serie de asesinatos. En medio de enigmas matemáticos que sobrepasan a la policía local y que precisa la intervención de ambos expertos en teoría matemática y filosofía existencial, se mueve la película donde también aparece el lado femenino mas pasional y realista con Lorna (Leonor Watling) y Beth (Julie Cox) que junto a Martin forman un triangulo mas pasional que amoroso.

Con un reparto espectacular del cual no sabes con quien quedarte en lo que a interpretativo se refiere (solo puedo decir que Olé! por el casting), con una historia basada en el gran libro de Guillermo Martinez (ganador del premio Planeta-Argentina en 2004)que traslada a la perfección a la gran pantalla un Alex portentoso y con un juego de tomas (me parece especialmente espectacular la toma justo antes del primer asesinato, en la que aparecen todos los actores principales de forma "casual") y una fotografía excepcional, me parece que sin duda será una de las películas españolas del año.
Hartos de quedarnos a medias con buenas películas en las que siempre falla algo, donde se nota la inexperiencia de nuestros directores o donde los actores dan el cante, esta es un película bien hilada de principio a fin en lo que a guión se refiere y con unos actorazos y director que ya querrían allende los mares (aunque algunos sean de por allí, jeje)
He de reconocer mi particular admiración por Alex de la Iglesia, que sin caer en el pedantismos y "nariz tiesa" de los grandes del cine en España, pasea genialidad por las salas de medio mundo ahora si y ahora también.
Mi nota: 9, sin duda necesitamos películas así, bravo si señor.