¡Buena Luna Criaturas de la noche!

Se que hemos bajado un poco la frecuencia de post's a la que os teníamos acostumbrados, sobre todo en lo referente a cine, pero es que entre las vacaciones y los preparativos de nuestro concurso de cortos del próximo 3 de julio, estamos realmente sobrepasados. Pero con todo y con eso y aunque sea con una semanita de retraso, hoy vamos a hablar de "Terminator Salvation". Esta cuarta entrega de la popular saga que se inició en 1984 con la película "Terminator" dirigida y escrita por James Cameron y protagonizada por Arnold Schwarzenegger, ha llegado al panorama cinematográfico español sin muchos aspavientos y en una época que es por definición floja para grandes estrenos.

SINOSPIS:

Nueva entrega de la saga de Terminator, que transcurre en un post-apocalíptico 2018. John Connor (Christian Bale), el hombre destinado a liderar la resistencia de los humanos contra Skynet y su ejército de Terminators. Pero el futuro en el que a Connor le enseñaron a creer se ve alterado en parte por la aparición de Marcus Wright (Sam Worthington), un extraño cuyo último recuerdo es haber estado en el corredor de la muerte, y que afirma haber estado con Kyle Reese (Anton Yelchin), el padre de John. Connor debe decidir si Marcus ha sido enviado desde el futuro o rescatado del pasado, todo en una contrareloj mientras la Resistencia prepara su ataque final contra el corazón del centro de operaciones de Skynet.


Esta entrega dirigida por Joseph McGinty Nichol mas conocido por McG y sobre todo por ser el director de las dos entregas de "Los Angeles de Charlie". Con guión de Michael Ferris y John Brancato, nos muestra lo que podría ser la precuela en la historia secuencial del desarrollo principal del guión de Terminator, o una secuela en el orden de aparición de las películas.

Con una imagen impactante de mundo postapocalíptico, muy alejada de la imagen que nos había dado hasta ahora las anteriores tres películas en las que la acción principal siempre se ha desarrollado en un ambiente coetáneo al del espectador, da una imagen novedosa y atrayente. He de decir que a mi siempre me ha gustado mucho la estética postapocalíptica y desde "Mad Max" a "Doomsday" he seguido con avidez este tipo de cine. Además de esta pelicula en particular, me ha atraído mucho esta pretensión de cierre de circulo que se ha intentado mostrar aquí, explicándonos los conflictos entre hombres y máquinas justo después de que Skynet provocase un cataclismo nuclear.

Aunque después de sentarme en la butaca y empezar a ver como se inicia la película y el ritmo trepidante que se le quiere imponer desde el principio, mucho me hacia suponer que mis perspectivas se iban a ver rápidamente truncadas. Con un misterioso condenado a muerte como inicio de la historia y con un Jhon Connor muy militarizado y alejado de la imagen de adolescente asustado en un bunquer que nos dejó la tercera entrega, se suceden una tras otra las escenas de acción que nos llevan de la mano en la guerra a muerte que tienen humanos y máquinas.

Creo que esta muy bien tratada la estética tanto de los miembros de la resistencia humana, como de los primeros T-600 que se nos muestran en esta nueva entrega, pero en detrimento a este buen concepto estético y de diseño, decir que la interpretación de los dos tipos duros Christian Bale y Sam Worthington, desmerecen tal esfuerzo de FX. Testosterona a raudales, unido a un fuerte olor a aceite y tornillos, junto a un guión flojo y con giros mas que esperados de argumento, hacen que rápidamente pases de esperar una gran precuela que te deje puntos claros de la historia, a ver una película mas de acción con el único aliciente de ver a los terminators y demás ferralla caminando a sus anchas.

Como punto interesante y nostálgico, destacar la aparición durante unos minutos del 38º Gobernador de California Arnold Schwarzenegger, que hace que una sonrisa melancólica curve la comisura de tu boca.

Definitivamente un nuevo producto cinematográfico que guardando las apariencias de verdaderas joyas del género, aprovecha para hacer caja de los fans treintañeros que aun guardan en su recuerdo buenos momentos en el cine. A su favor destacar su no pretensiva campaña de marketing que ha hecho que el batacazo no sea aun mayor.


VALORACIÓN: