Oscuras y sangrientas Lunas criaturas...

Dada mi naturaleza oscura y extraña, supongo que debéis suponer que esperaba con ansia el momento en el que las criaturas de mi calaña tomáramos de nuevo el relevo en la gran pantalla a psicópatas de poca monta, vampiruelos renacentistas, zombies desaliñados y demás seres menores que pululan por la noche de la mano protectora y sabia de los verdaderos "chupadores de sangre".

Esta semana se ha estrenado una de mis películas mas esperadas "30 Dias de Oscuridad". Los que hayáis podido leer el cómic de Steve Nilles y Ben Templesmith, supongo que también estaríais esperándola con una sed casi insaciable. El cómic esta editado en España por Devir S.L. y se titula "30 Días de Noche", además de este titulo en el que se basa la película de la que hablamos existen traducidos dos volúmenes mas, "Días Oscuros" y Regreso a Barrow", donde la historia continua...

La película se ubica en un pequeño pueblo petrolífero de Alaska llamado Barrow, donde una vez al año hay un periodo de treinta días sin luz solar. Justo el día antes que se inicien los treinta días de oscuridad y mientras la población de Barrow pasa de mas de quinientas personas a solo un centenar debido a la gente que huye de un lugar sin luz, aparece un extraño en el pueblo. Después de crear problemas en la cafetería y ser detenido por Eben (Josh Hartnett), el sheriff del pueblo, empieza a hablar de forma extraña diciendo cosas incoherentes , sobre muerte, sangre y la venida de alguien o algo que acabará con todos.
Eben esta algo desbordado ese día con una serie de sucesos extraños que parecen llevar a Barrow a la incomunicación total y a la falta de energía durante el mes de oscuridad y con la llegada del extraño parece que el ultimo día de luz tiene algo de siniestro.
Llegados de no se sabe donde y con una estética oscurantista, aparecen unos seres en el pueblo que empiezan a destrozar a todos los civiles sin compasión, mordiendo sus cuellos y bebiendo su sangre. No hay escapatoria, no los detienen las balas y solo cabe a los pocos supervivientes entre los que están Eben, Stella (Melissa George, su ex mujer y miembro del cuerpo de bomberos) y cuatro o cinco personas mas del pueblo, mantenerse escondidos y callados para que no vengan a por ellos.
Pero no pueden resistir treinta días en el mismo sitio, tienen que moverse, comer y finalmente enfrentarse a sus cazadores, que después de siglos de pasar desapercibidos y hacernos creer que los vampiros no son mas que un mal sueño, no piensan dejar cabos por atar...

No es de extrañar que en cuanto Sam Raimi vio el cómic, comprase los derechos de la historia. Contando con los guionistas del cómic entre los guionistas del propio film y con el director David Slade, también director de la especial y premiada en Sitges "Hard candy" , la película guarda toda la esencia del cómic. La fotografía, la luz y las tomas son brutales, no desmereciendo en nada el trabajo estético realizado en el cómic. También he de decir que es igual de brutal y al igual que en éste, la película se aleja mucho de una visión romanticona de los vampiros, donde éstos son seductores carnales que te chupan la sangre a través de dos agujeritos en el cuello. Aunque también se puede observar que la esencia de la historia vampírica desde Bram Stoker se guarda en esta película , la fobia mortal a la luz, la decapitación como medio mas fiable para acabar con ellos o no acabar como ellos y el uso de lacayos humanos, para cuando la luz solar se hace insoportable.
Brutal, oscura, entretenida, realista y con un reparto e interpretación por parte de todos los bandos (vampiros y humanos) muy verosímil y una vez mas adecuado al cómic, hace de esta película un referente en este tipo de genero.

Mi nota, 9, impagable la salida del sol al final... ¿tendremos secuela?