21 feb. 2008

No es pais para viejos.

Buena luna criaturas!

Si, lo se vamos atrasados, pero es que desparasitar a los murciélagos y cepillar a todos los hombres lobo tiene su que, además Igor está de vacaciones esquiando en los Cárpatos...

En fin al ajo (huy que repelús!), la semana se estrenó la ultima de Joel Coen y Ethan Coen "No es país para viejos", basado en el libro de Cormarc McCarthy y que el Almirante Benbow ya citó en la entrada del mes de noviembre del año pasado. Ni que decir tiene que los hermanos Coen dieron un vuelco al cine que se estaba haciendo en su momento con sus historias personalísimas y con su estilo para contarlas. Personajes bradipsíquicos la mayoría de veces, que tanto en el lado oscuro como en el de la luz, parecen dejarse llevar por la vida en un sino marcado del que no pueden escapar.

Una vez mas en "No es país para viejos", los personajes desfilan por la historia haciendo aquello que han de hacer, sin demasiadas contemplaciones ni giros heroicos que los separen de la realidad mas pasmosa. Entre el reparto de la película, aunque ha destacado muchísimo Javier Bardem por su papelón como asesino impasible y por sus múltiples premios y nominaciones, no hay que dejar pasar la actuación de un tremendo Tommy Lee Jons en el papel de sheriff y el de Josh Brolin en el papel de liebre en la carrera de galgos entre policías, capos mafiosos, narcos mejicanos y un asesino psicópata.

Todo empieza en una zona indeterminada de Estados Unidos, donde un cazador (Josh Brolin) se encuentra de manera accidental con una masacre de narcos. Tras chafardear un poco por la zona encuentra un maletín con dinero, que lo podría sacar de su vida difícil viviendo como white trash con su mujer en una casa prefabricada. Pero todo no puede ser tan bonito... con remordimientos de conciencia por no dar agua a uno de los narcos moribundo, vuelve al lugar de los hechos y lo descubren los mejicanos que habían vuelto por la droga y el dinero. Tras una huida accidentada decide que su mujer se marche y el intenta escapar de sus perseguidores, con el dinero claro está!
Lo que no sabe es que ademas de los mejicanos, detrás suyo va un asesino psicópata contratado por la parte compradora de la droga (Javier Bardem), que con unos medios muy expeditivos no lo dejará escapar. Un paso por detrás de todos ellos van el Sheriff (Tommy Lee Jons) y su ayudante, intentando hacerse una idea de todo lo que pasa y como es posible sacar del cráneo de alguien sin abrirlo una bala...

Aunque algo lenta, cosa habitual de todas formas en las películas de los hermanos Coen y con una curiosa persecución entre todos los personajes , se desarrolla una película magnifica, según los entendidos en el tema, a nivel técnico y de realización, pero que a mi personalmente me ha dejado un poco decepcionado. Es cierto que no soy un aférrimo seguidor de los Coen, pero desde luego no creo que esta sea la mejor película de ellos, desde el punto de vista de un espectador. Sin esos puntos graciosos y tal vez con los personajes menos extremados de todas sus películas creo que puede estar perfectamente realizada y se puede estudiar en todas las academias de cine del mundo, pero a mi me ha llegado a aburrir en ciertos momentos.
Desde luego no quiero decir con esto que sea un película mala, el personaje de Bardem es genial y me parece genial el uso de la pistola neumática de ganado como arma psicópata, pero le falta algo mas de complejidad en la trama y un final algo mas trabajado.

Mi nota: 7,5 papelón grimoso y repeinao de Bardem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario