9 sept. 2008

Hellboy II: El ejército dorado.

Buena Luna Criaturas.

La verdad es que la primera vez que vi al gigantón rojo, no fue mucho de mi agrado... Rojo, grande, musculosos y con peinado a lo samurai, tenia todos los números para ser un producto mas de la cutre industria adaptativa del cómic al cine. Pronto salí de mi error al ver quien se encargaba de dirigir a este amante de los gatos creado por Mike Mignola. Cuando Guillermo del Toro se pone a los mandos, la cosa cambia y eso fue con la primera entrega, así que me preparé y me dispuse a ver con que me sorprendía el director mejicano en "Hellboy II: El ejército dorado".

SINOPSIS: Tras la ruptura de un acuerdo milenario entre la humanidad y los poderes invisibles de un mundo fantástico, el infierno en la Tierra está cada vez más cerca. Un líder despiadado, que se maneja tanto en el mundo de los humanos como en el de las criaturas, decide traicionar a sus ancestros, y despierta a un ejército imparable de criaturas diabólicas. Ahora, en este momento de debilidad, el superhéroe más duro deberá combatir contra el imparable líder y su ejército. Es rojo, caliente e incomprendido… es Hellboy (Ron Perlman). Junto a su equipo habitual de la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal, la piroquinética Liz Sherman (Selma Blair) y el anfibio Abe Sapien (Doug Jones), y contando esta vez con el protoplásmico y místico Johann Kraus, Hellboy viajará entre los dos mundos, haciendo frente a las versiones corpóreas de los seres invocados desde el mundo de fantasía. Hellboy, que pertenece a los dos mundos, deberá elegir entre la vida que conoce y el desconocido destino que le reclama.

Guillermo del Toro ya nos dio un apunte de su linea con la aclamadísima "El laberinto del Fauno" y que en mi opinión se deshincha algo al verla... Una vez mas y tal como hizo Tim Burton, nos encontramos con un director que, independientemente del film que realice, se ha rodeado de una estética del mundo imaginario que le da un personalidad propia y hace inconfundible la mano de éste tras ver cinco minutos de sus ultimas películas. Entendedme, no es una crítica ni mucho menos y creo (tal como pudimos comprobar en vivo y en directo el Almirante y yo en el "Saló internacional del cómic de Barcelona" en un miniexposición sobre la estética de " El laberinto del fauno") que existe un magnifico trabajo de creación detrás de las criaturas que pueblan las películas del director. Pero... y ya empiezo como siempre, creo que es muy fácil caer en el redundarismo y tirar de los mismos argumentos para hacer que una película funcione y tal como citaba antes a Tim Burton, ahora creo que también lo debo citar. Al principio nos fascinó con su estética neogótica y oscurantista, unida a ideas geniales sobre robos de la navidad y niños con ostras como cabeza, pero ahora creo que no sabe salir de su propia estética y renovarse y temo que algo similar ocurra con esta estética tan marcada que sigue Guillermo.

Dejando de lado este comentario, lo primero que he de decir es que la película en sí mantiene el nivel de la primera (cosa difícil y mas si de super o antiheroes nos referimos) e incorpora de manera mucho mas explícita nuevos personajes y un submundo paralelo donde malviven todos los espíritus ancestrales unidos a los elementos primarios y tradicionarios de muchos lugares del mundo.
Con un villano sospechosamente parecido a la idea que nos da Michael Moorcock de su héroe multidimensional Elric de Melniboné, se nos vuelve a plantear un trama entretenida, con visos esotéricos y un derroche de infografia y efectos especiales que hacen entretenidas las dos horas que dura la película. Pero como siempre, encuentro que el guión es algo flojucho en varios aspectos y que si se trabajasen tanto los personajes a nivel argumental como estetico tendriamos peliculones.

En definitiva, Guillermo del Toro, utilizando su estética propia y dando imagen a la lucha del bien y el mal ( nunca tan bueno y nunca tan malo) nos muestra un aventura bastante simple que aunque espectacular a nivel estético y de diseño de personajes, es algo floja y poco intrincada, para la complejidad que nos quiere mostrar de "su Mundo" paralelo.

VALORACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario