Buena Luna.

Desde que se estreno en Sitges he estado deseando comentar para nuestro blog "Bienvenidos a Zombieland"del debutante Ruben Fleischer, película ganadora del premio del público en esta última edición y que siendo de uno de mis géneros favoritos, no podía dejar pasar.

SINOPSIS:

En un mundo plagado de zombis, Columbus (Jesse Eisenberg) es un gallina, un joven que se encuentra aterrorizado por la situación, pero cuando te juegas el ser comido por los zombies, el miedo puede mantenerte vivo. De hecho su cobardía precisamente le ha permitido que sus sesos aún se mantengan en su cabeza. Sin embargo, Columbus se verá forzado a sacar el poco valor del que dispone para unirse a una banda de supervivientes a la que pertenece un cazador de muertos vivientes del que se hace amigo. Tallahassse (Woody Harrelson) es un macarra caza zombies cuya única determinación en su vida es lograr el último Twinkie (dulce americano) en la tierra. Cuando ambos unen fuerzas con Wichita (Emma Stone) y Little Rock (Abigail Breslin), que también han encontrado una manera original de sobrevivir en ese caos, tendrán que elegir que es peor: si confiar los unos en los otros o sucumbir ante los zombies.


Siempre que veo una película de zombis, mi referente es la inicial obra del padre de todos los muertos vivientes George A. Romero, que en clara caída libre hacia su propia decadencia en el género zombie, pasando de ser el rey a mero bufón, con obras como la ultima "George A. Romero's survival of the death" indiscutiblemente mala, de pésima calidad y nulo atractivo.

En el caso de Zombieland, vuelve a pasarme lo que muchas otras veces me ha pasado, ¡estos zombis corren mucho! Se que es un disyuntiva un tanto snob, pero a mi me gustan los zombis lentos, que te envuelven como masa y que al igual que los psicópatas clásicos, por mucho que corras acaban alcanzándote.

Una vez aclarado el punto de la velocidad de los no muertos, he de decir que la película tiene un reparto estelar, para tratarse de una de zombis: Jesse Eisenberg, Woody Harrelson, Emma Stone, Abigail Breslin... Todos ellos actores mas o menos consagrados, tanto jóvenes como el veterano Woody. Como mérito para este reparto decir, que no solo son nombres y que cumplen a la perfección la caricatura de cada uno de los personajes típicos de las películas de catástrofes, jugando muy bien las cartas de la comedia y el romance adolescente.

Acción, golpes, sangre, humor y las mas variopintas formas de matanza zombie, se dan lugar en esta película, donde disfrutas sin parar de situaciones alocadas que son claramente lo que hizo las delicias del publico asistente al Sitges 2009. Muy innovador y sorprendente es el decálogo de normas que explica y pone en marcha Columbus durante el desarrollo, que le da ese toque original.

La trama en sí, conocida aunque con novedades: Superviviente pardillo, con superviviente duro, conocen chicas y pardillo se enamora de guapa de turno. Situaciones de humor a raudales que devuelven al género zombie de humor algo de su glorias pasadas, culminando con la aparición estelar de Bill Muray, que una vez mas vuelve a hacer de sí mismo ( como en la genial "Lost in translation") y acaba de volver la situación inverosímil y absurda, rizando el rizo.

Gran película en su ámbito terrorífico de los muertos vivientes, pero básicamente es una película de humor, con momentos gore y acción. Para los que seáis mas amantes de un género zombi mas purista y sin una pizca de gracia, os recomiendo la también estrenada en Sitges "La Horde" que aunque con zombis corredores, es mas brutal e impactante.



Lo mejor: Las escenas absurdas con Bill Muray.
Lo peor: El abuso de algunos chistes sobados y acción desmedida.