Buena luna.

Esta semana, al fin, hay un nuevo estreno de cine terror en la cartelera. Este viernes se estrena "Hermandad de sangre" (Sorority Row), remake del film de terror de 1983 "The house on Sorority Row". ¿Que podrá ofrecernos esta revisión de la pelicula ochentera de Mark Rosman?

SINOPSIS:
La película se centra en un grupo de chicas de una hermandad que intentan ocultar la muerte accidental de una amiga de la hermandad. Ocho meses después, las chicas parecen haber olvidado el suceso y se preparan para su fiesta de graduación. Sin embargo, alguien comienza a mandarles imágenes del día en que enterraron a su compañera y son entonces perseguidas por un asesino en serie.

Para contestar a la pregunta que dejaba al aire en la introducción del post, decir que lo primero que nos aporta esta versión del nuevo milenio de la ya mala película ochentera, es un cambio en el guión. Aunque continua centrándose en el ambiente universitario americano y con las fraternidades y las chicas como protagonistas, en esta ocasión el objeto de la broma macabra es diferente, con lo que el desarrollo difiere completamente.

Esta versión la ha realizado el director Stewart Hendler, siendo este su debut en el mundo de los largometrajes (supongo que este debe ser el motivo por el cual se atreve a revisar un bodrio de película). El punto fuerte de este film es sin duda el atractivo femenino que despliega en la pantalla, contando con una colección de bellezas típicamente americanas, desinhibidas, malvadas, ambiciosas y sin complejos que en un ambiente de juerga constante en su fraternidad "desfasan" en sus últimos años antes de la vida aburrida de adultas. Todo ello estaría bien si, acompañando a esas bellezas, hubiese algo de trama en un guión mas que previsible y tantas veces visto en la gran pantalla, que solo puede sorprender a algún adolescente o a algún que otro ermitaño que no haya visto títulos como "Se lo que hicisteis el ultimo verano", "Scream" , "Candyman"y tantos otros.

A nivel de efectos, simplemente correcta, con momentos de chicha y sangre gratuita que tan bien ligado va a una película en la que tampoco podría faltar algún que otro pecho adolescente del que disfrutar. Interesante y de aplauso emocionado por parte de un público como el de la maratón de Sants, son las diversas muertes de las integrantes del "supergrupo", mostrandonos un amplio abanico de cosas que hacer con una llave de cambiar ruedas de coche.

Lo cierto es que es una de esas películas que cumplen, para mal, todos los viejos tópicos del cine de terror y de asesinos en serie del estilo de: no abras la puerta aunque no se escuche nada; No te desnudes o practiques sexo porque morirás pronto; no te duches con asesinos rondando por casa porque acabarás fiambre; por mucho que corras, él te pillará y un sin fin mas de tópicos que hace de este film un bodrio inaguantable.




Lo mejor: Las fiestas al mas puro estilo "Porkis".

Lo peor: El recauchutado inconexo de una película que no se tendría que haber reinventado.