A través del motion capture en 3D, Disney convierte el clásico de Dickens en una película tecnológicamente increíble .

SINOPSIS:

Ebenezer Scrooge (Jim Carrey) comienza las vacaciones de Navidad con su habitual actitud despreciativa y bruscos modales cuando habla con su fiel empleado Bob Cratchit (Gary Oldman) y con su alegre sobrino (Colin Firth). Pero cuando los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras lo llevan en un esclarecedor viaje que le revela verdades que él se resiste a ver, el viejo Scrooge finalmente deberá abrir su corazón y compensar años de rencor antes de que sea demasiado tarde... Adaptación del clásico de Charles Dickens, utilizando la misma técnica de animación que en "Polar
Express" y "Beowulf".

Tras unos minutos de deslumbrantes paisajes victorianos en 3D, la película coge un tono que despista a cualquiera que conozca esta historia fantasmagórica, sin duda, el cuento navideño por excelencia.

Nos encontramos ante un señor Scrooge estático y poco refunfuñón, de una dureza fugaz que se diría incluso dulcificada. Cuesta reconocer al personaje grotesco del cuento, ese viejo sarcástico y mezquino que rabioso con la vida va exclamando ¡Paparruchas! y hace que los niños salgan corriendo a su paso. Aquí casi parece humano, como si los señores de Disney hubieran olvidado que en los cuentos la exageración es una virtud.
Del resto de personajes mejor no decir nada, pues resultan totalmente inexpresivos.

La parte positiva se concentra en los efectos del 3D que consiguen retener al público en sus butacas. La estética cuidada y detallista logra transportarnos en el tiempo. Y la poderosa presencia de los fantasmas consigue mejorar el ritmo de la película, sobretodo en la segunda mitad.

Aún así, nos encontramos ante una película más concentrada en el lucimiento tecnológico y estético, que en la transmisión de un cuento obligatorio para todas las almas mezquinas que necesiten reflexionar sobre sus actos miserables.

Lástima que tanto artificio no consiga lo que el cuento de Dickens lograba colocando las palabras adecuadamente: emocionar.
VALORACIÓN:

Lo mejor: Los efectos 3D
Lo peor: La mala interpretación del cuento. Disney podía hacerlo mejor.